15 de noviembre de 2016

Proximidad y Lejanía


Pensar en proximidad y lejanía es hablar con uno mismo. Es también, entablar un diálogo en silencio con los demás, es ahondar en los recuerdos, en el sentimiento y en la esperanza. Pensar en proximidad y lejanía, es reflexionar en los objetos: en la mesa, en la casa... en el complejo mundo material que nos rodea. Pero sobre todo, es romper con la resistencia a hurgar en nuestra intimidad. Pensar en proximidad y lejanía, es ir y venir hasta encontrar un punto de equilibrio. Finalmente, pensar en proximidad y lejanía, es hallar un refugio y dotar de sentido a la vida.


¿Cómo nos influye la proximidad o lejanía de las estrellas?, la del mar, o la de las montañas, los polos o el ecuador ¿Cómo nos determina la distancia con oriente u occidente? Cómo nos marca el lugar donde nacemos; la cercanía o lejanía con las personas que amamos. Pero también, con la verdad, con la libertad, o con la voluntad; con las ideas y el conocimiento; con la virtud y el poder. O con todo lo demás... Con el amor, con la vida, con la muerte.


Hasta aquí el desvarío. Y a modo de conclusión, sólo quiero decir que proximidad y lejanía es mucho más que un concepto temporal y espacial susceptible de medirse en kilómetros y en horas. Además, debo confesar que esta vez no he pretendido teorizar. Mi única intención ha sido la de acoplar instinto y argumento; acercar lo lejano y separar aquello que estimo “demasiado próximo”.


La verdad, yo sólo quería hablar de pintura, concretamente, de mi nueva serie titulada Proximidad y lejanía. JB

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada